El ferrocarril es uno de los medios de transporte más usados por los españoles. Solamente en 2010, se vendieron más de cuatrocientos millones de tickets de las distintas modalidades (cercanías, media y larga distancia).

Aunque estas cifras podrían hacernos pensar que el servicio funciona de maravillas, lo cierto es que los usuarios tienen sus quejas. Estas hacen posible distinguir las ventajas y desventajas de viajar con Renfe.

La principal ventaja de utilizar los servicios de Renfe es evitarse las molestias de andar en coche. No debemos preocuparnos por conducir, lidiar con el tráfico o pagar las tarifas de estacionamiento; la tranquilidad de saber que el coche está bien es otro punto positivo.

Los pasajeros que viajan con sus niños han hecho notar que los trenes de Renfe resultan cómodos para ellos. Además, la posibilidad de obtener descuentos y de viajar con bicicletas y maletas pesadas suelen ser otros aspectos destacados.

Entre las principales desventajas de viajar con Renfe, los usuarios citan la falta de puntualidad de los trenes y su escasa frecuencia. Este detalle se hace más notorio los fines de semana, en especial los domingos.

Algunos pasajeros sostienen que los costos de los viajes son muy elevados y que los vagones de Renfe no resultan tan cómodos como deberían. Sin embargo, las opiniones varían de acuerdo al ferrocarril utilizado y la distancia recorrida.

Las distintas versiones permiten concluir que los servicios de Renfe, aunque aceptables en muchos aspectos, pueden ser mejorados para brindar una mejor experiencia a los viajeros.

La entrada ha sido publicada en Jueves, abril 14th, 2011 en 07:16 y está guardado bajo General. Puedes seguir cualquier respuesta a esta entrada a través de RSS 2.0 feed. Ambos comentarios son pings y actualmente cerrados