Una de las maniobras más sencillas, o cuanto menos más accesibles, de la que disponen los gobiernos para llevar a cabo recortes es la rebaja del sueldo de los funcionarios. El gobierno socialista de José Luis Rodríguez Zapatero bajó el sueldo de los trabajadores públicos en una media del 5 por ciento, aunque dependiendo de la categoría profesional la rebaja alcanzó hasta el 7 por ciento. Nunca antes en democracia se había producido un hecho semejante que provocó numerosas protestas y hasta una huelga generalizada del sector público.
Profesores, policías, jueces, maestros, conserjes, bibliotecarios y demás empleados del estado, en total más de dos millones y medio, han visto reducido su poder adquisitivo como medida de emergencia para intentar paliar la crisis económica que atraviesa España. El actual presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, aseguró cuando llegó al poder que no volvería a tocar los salarios de los empelados públicos, sin embargo, el temporal no amaina y los recortes están afectando a los funcionarios de otras muchas maneras.

Aumento del horario laboral

El consejo de ministros decidió a finales de 2011 aumentar la jornada laboral de los funcionarios hasta las 37,5 horas semanales (actualmente trabajan una media de 35). La medida supondrá por tanto un descenso indirecto del salario ya que cobrarán lo mismo por trabajar más horas. El incremento del horario laboral afectará a funcionarios del estado, autonómicos y de diputaciones que actualmente tiene convenios colectivos dispares. Las 37,5 horas para todos también repercutirán en el despido de personal, ya que los funcionarios fijos podrían pasar a hacerse cargo de las labores que actualmente desarrollan muchos interinos. El gobierno dejó una puerta abierta para aquellos que no deseen trabajar dos horas y meda más por semana, pero en tal caso deberán asumir una bajada de salario. Mientras, el Índice de Precios al Consumidor (IPC) continúa subiendo, lo que también se traduce en una pérdida de poder adquisitivo de los empleados públicos.

El caso de los maestros madrileños

En el caso de la comunidad de Madrid, los cambios están afectando especialmente a los profesores, pues la presidenta, Esperanza Aguirre, ha decidido aumentar su jornada lectiva de 18 a 20 horas semanales, lo que según los maestros supondrá un descenso en la calidad de la enseñanza y el despido de miles de profesores interinos. Las manifestaciones y las protestas ante la situación se suceden continuamente e incluso se han producido encierros en muchos centros escolares.

Imagen de egeneralk – Fotolia.com

La entrada ha sido publicada en Jueves, noviembre 24th, 2011 en 13:37 y está guardado bajo Actualidad, Política. Puedes seguir cualquier respuesta a esta entrada a través de RSS 2.0 feed. Ambos comentarios son pings y actualmente cerrados