España se encuentra en riesgo de perder a la generación más formada de su historia. El gobierno no parece prestar especial atención a un problema devastador para el desarrollo del país.

Una pérdida irrecuperable

Los jóvenes españoles buscan desesperadamente empleo en un país con un 20% de parados, cifra que se eleva hasta el 43% si se habla de menores de 25 años. En comparación con el resto de Europa, los datos son sobrecogedores, pues la media europea de desempleo juvenil es del 20%, mientras que en países como Holanda o Alemania no llega al 5%.
El problema del paro juvenil tiene consecuencias desastrosas para un país. Personas altamente cualificadas, en las que se ha invertido mucho dinero público a través de la educación, eligen marcharse de España en busca de trabajos que no pueden conseguir en su país de origen. Ingenieros, Arquitectos y Médicos parte hacia los países nórdicos de Europa para conseguir un empleo que les permita avanzar profesionalmente. Antes esta situación, el Gobierno español no parece haber reaccionado. Los jóvenes españoles se sienten cada vez más despegados de un sistema y una forma de gobierno que no les tiene en cuenta y que les impide integrarse en el sistema social y valorarlo.

Pocas ayudas

Las becas se están convirtiendo en un mal endémico que frena la evolución profesional de muchos jóvenes e incrementa el paro. Por medio de convenios precarios entre empresas e instituciones educativas, se consigue mano de obra muy cualificada por salarios bajísimos y, sin tan siquiera, cobertura social por desempleo o accidente laboral. La precariedad es un estigma de la juventud española, que no percibe visos de mejora en el panorama. Países como Alemania, Inglaterra u Holanda están aprovechando la situación y en los últimos tiempos han lanzado llamadas a los jóvenes licenciados españoles para que acudan a trabajar allí.

Por otra parte, la juventud que posee una formación baja todavía se enfrenta a un futuro más desolador. Los tiempos de bonanza hicieron que muchos jóvenes abandonaran los estudios, algo que ahora, sin empleo y sin previsión de encontrarlo, pagarán caro.

Imagen de © ctacik – Fotolia.com

La entrada ha sido publicada en Martes, enero 10th, 2012 en 13:27 y está guardado bajo Actualidad, Sociedad. Puedes seguir cualquier respuesta a esta entrada a través de RSS 2.0 feed. Ambos comentarios son pings y actualmente cerrados