La eocnomía europea y las dudasEuropa vive uno de los momentos más delicados desde su integración económica. Los problemas económicos de algunos de sus países han supuesto importantes desembolsos en forma de rescates, lo cual provoca que su futuro a corto y medio plazo como potencia mundial esté en la mirilla.

Los problemas de los ‘países del Sur’

Desde el comienzo de la crisis económica mundial, los llamados ‘países del Sur’ de Europa han sufrido especialmente sus consecuencias: Grecia con una Hacienda pública en bancarrota, España e Irlanda con el estallido de sus burbujas inmobiliarias, Portugal con su galopante inflación e Italia con un sistema público de pies de barro. En el bando opuesto, Alemania y Francia también se ven perjudicados, pues sus bancos tienen gran parte de sus inversiones en estos países.

Previsiones no muy optimistas

Para los próximos años, las previsiones de los grandes organismos económicos internacionales no son nada optimistas. Por un lado, la Comisión Europea considera que la economía de la Eurozona crecerá un pírrico 0,1% de su PIB, una cifra que no serviría para crear empleo neto, algo que necesitan imperiosamente países como España y Grecia, donde las cifras de paro son superiores al 20% de la población en edad de trabajar. Estas previsiones coinciden con las del Fondo Monetario Internacional (FMI), que sitúa la cifra en el 0,2% y advierte de que los problemas económicos también se trasladarán al resto de países. Por ejemplo, Alemania solo crecería un 0,9%.

La salida del euro, una solución utópica

Con este panorama negativo, los sectores más críticos alzan la voz para pedir la salida del euro de sus países, una petición que tiene especial seguimiento en Grecia, donde se han impuesto unas condiciones de ajuste realmente duras a cambio de los sucesivos rescates que ha recibido. Sin embargo, la desaparición de la moneda única no solo sería una solución utópica, sino también catastrófica para la mayoría de los analistas, que conllevaría una importante devaluación de los depósitos monetarios, en torno al 35%, además de una seria contracción del PIB y nuevos ajustes en forma de recortes, subida de impuestos y caída de las inversiones.

Imagen de jochenL.E. – Fotolia

La entrada ha sido publicada en Martes, diciembre 11th, 2012 en 09:10 y está guardado bajo Economía. Puedes seguir cualquier respuesta a esta entrada a través de RSS 2.0 feed. Ambos comentarios son pings y actualmente cerrados